¿Cómo elegir a tus socios?

Escrito por Gabriela Chávez @gchaviles

Encontrar al socio correcto para integrarse en tu empresa puede ser una tarea complicada e incluso tediosa. Es una tarea de vital importancia para que los negocios tengan éxito y puedan alcanzar los objetivos estratégicos más ambiciosos.

Existen varias claves y tips que pueden servir como una buena guía para saber cómo elegir y qué buscar en un socio de negocio, sobre todo, cuando ya se trata de una empresa consolidada.

Según datos de CB Insights de la Universidad de Stanford el 23% de las pequeñas empresas fracasan por no tener un equipo adecuado, y encontrar al socio correcto es una pieza clave para formar un equipo ganador.

Este factor en concreto debe ser aún más prioritario para las firmas consolidadas, ya que tienen mucho más activos, reputación e historia a la cual exponer e integrar al nuevo socio.

Estas son algunas de las preguntas que un(a)empresario se debe de hacer y los puntos a considerar antes de integrar a un nuevo socio a su negocio.

¿Para qué quiero un socio?

La consultora KPMG recomienda preguntarse para qué función en específico se necesita un socio, y qué misión tendrá dentro la empresa. Un reporte de la consultora sobre el tema describe tres diferentes tipos de socios generales dependiendo de lo que el negocio necesita: operativos, financieros o estratégicos.

Una vez teniendo clara la misión que tomaría esta nueva figura en la empresa, es momento de buscar la persona u organización adecuada.

Valores compartidos

Uno de los factores que más recomiendan diversas consultoras es que lo diferentes socios compartan valores, principios éticos y una meta en común que pueda hacer que estas personas compaginen en el camino para alcanzar los objetivos de largo plazo.

En este sentido, es probable que un familiar o amigo cercano se vea como un buen candidato para el puesto, a pesar de esto muchas consultoras recomiendan buscar, en la medida de lo posible, personas de confianza,pero de un segundo círculo de cercanía, debido a que esto facilita marcar cierta distancia emocional entre las partes.

Defectos complementarios

Aunque es muy útil que una persona con la que vas a estar trabajando muy de cerca sea alguien con quien exista cierta afinidad, las personalidades y habilidades de diferentes socios no deben ser iguales sino complementarias.

Un punto clave que resaltan los expertos es que uno compense los defectos o áreas de oportunidad del otro, para así hacer una empresa más sólida en las decisiones finales.

Límites claros

En una sociedad, las limitaciones entre las obligaciones y responsabilidades deben ser absolutamente claras, para no caer en la duplicidad de funciones. Además, se recomienda incluso tener estos puntos por escrito y no mezclar al 100% activos clave de la empresa, en caso de que exista un cofundador con mayor peso en la estructura de capital.

Compartir