¿Quién es el mejor candidato para continuar con el legado familiar?

En las empresas familiares, la sucesión, es uno de los temas más álgidos; sin embargo, hay que aprender a verlo de una manera más práctica.
La sucesión del mando en una empresa familiar suele ser uno de los dolores de cabeza más comunes para la directiva pues, en muchas ocasiones, los lazos sentimentales tienden a prevalecer sobre lo práctico y el negocio termina sufriendo.
De acuerdo con la consultora Baker Tally, la persona que tomará las riendas de la empresa de manos de la directiva original o actual debe ser una persona cuya capacidad sea la óptima para desempeñar el trabajo y mantener la dirección de la empresa.
Estas capacidades y conocimientos se deben de priorizar, por encima de los lazos sentimentales o familiares.
Aunque este tema no es algo sencillo, según datos de KPMG, en México, menos del 50% de las empresas familiares cuenta con un plan para la sucesión y sólo 20% de aquellas empresas que si tienen este tipo de planes los han diseñado de manera clara y en forma. Por razones como estas, diversas consultoras han recomendado algunos puntos clave para tomar en cuenta al elegir al nuevo sucesor:


Sucesor progresivo
Una de las recomendaciones de la consultora Baker Tally es comenzar el proceso de sucesión con tiempo e irle delegando al candidato principal parte de la operación de manera progresiva.
De esta forma, tanto la empresa, como la persona en cuestión no resentirán tanto las nuevas responsabilidades y el negocio corre menos riesgo de sufrir algún desbalance significativo.


Consejos externos
Para no caer en la tentación de entregar la operación de la firma a una persona relacionada de manera familiar o sentimental con esta, algunos consultores recomiendan consultar a un asesor externo profesional con la finalidad de evaluar las capacidades de los posibles candidatos de manera más objetiva y encontrar así a la persona indicada para el puesto.

 

Formar desde un inicio
Finalmente, otro de los consejos que puede funcionar para lograr una sucesión de manera ordenada y objetiva, es incentivar a los equipos y áreas dentro de la empresa a ocupar dicha posición.
Para lograr esto, Baker Tally, recomienda tener programas de liderazgo y dirección empresarial disponibles para los empleados, quienes, en la medida de su interés, podrán irse formando en este rubro y postularse finalmente para el puesto en caso de que se abra la posibilidad de que un nuevo líder tome las riendas de la operación empresarial.

Compartir