Shadow Banks

Escrito por Gabriel Pérez del Peral @gperezdelperal 

Son evidentes los signos actuales de incertidumbre económica global; destaca la guerra comercial entre EUA y China, el proceso del Brexit en el Reino Unido y la fuerte desaceleración que está mostrando la economía de China. Todo ello conduce a que los mercados estén ya descontando una recesión internacional para 2020.

Hace una década, en China los bancos convencionales, que en su gran mayoría eran propiedad del estado y estaban fuertemente regulados, colocaban todo el crédito en la economía asiática. Hoy en día, una gran parte de ese crédito se está colocando a través de una amplia gama de entidades financieras como son: fideicomisos, arrendadoras, afianzadoras y fondos de inversión, que colectivamente se conocen como bancos en la sombra- shadow banks– debido a que una parte de sus operaciones se realiza al margen de la regulación bancaria.

Aunque muchas de estas entidades financieras son respetables, otras más representan intentos descarados para evitar la regulación vigente, que supervisa a los sujetos de crédito, los montos máximos a prestar y las tasas a las que se presta en la industria bancaria.

Es importante destacar que el crédito bancario asignado por los canales convencionales representa en China la gran mayoría del total, pero su tasa de crecimiento (13.5%) se ha mantenido estable a través del tiempo. En cambio, el llamado “shadow credit” está mostrando un fuerte dinamismo ya que registra tasas de crecimiento cercanas al 50%. Por mucho, el crédito a la sombra de la regulación se ha concentrado en los préstamos que otorgan los fideicomisos.

Estas entidades financieras ofrecen rendimientos del 10% para atraer depósitos, y naturalmente otorgan préstamos a tasas mayores violentando cualquier tipo de normatividad. Le presentan a empresas no elegibles por los bancos y en sectores cuestionados por el gobierno, como es el caso del acero en donde es evidente que hay una sobre inversión.

Un aspecto macro prudencial positivo es que los fideicomisos están regulados por la misma agencia gubernamental que regula a los bancos, la China Banking Regulatory Commission (CBRC). Esto quiere decir que la CBRC puede alertar cuando los fideicomisos se tambalean y qué tanto pueden afectar a los bancos convencionales.

Una figura común para esconderse de la regulación es que un banco promueva a una empresa para que compre la cartera de préstamos de un fideicomiso; posteriormente esta empresa le vende la cartera a otro banco. A esto se le conoce como un TBRS (Trust Beneficiary Right Product). El banco puede vender sucesivamente el TBRS a otros bancos. La intención de esta maniobra es hacer ver los préstamos corporativos como algo seguro; de esta forma se evaden los requerimientos de capital mínimo vinculados a las razones depósito/préstamo,como lo menciona The Economist.

Otra forma en que se realiza el “shadow banking” en China es a través de los llamados créditos entre fideicomisos. Empresas con liquidez vinculadas a empresas de propiedad estatal (SOES– State Owned Enterprises-) prestan a empresas no vinculadas al estado. Para esconder estos préstamos, a menudo se utilizan a bancos como intermediarios, exponiendo al sistema financiero a más riesgos.

Muchas Pymes no pueden conseguir préstamos de los bancos oficiales, así que entre ellas se apoyan. Se garantizan deudas recíprocamente, formando una red de apoyos para conseguir créditos. Ahora que hay una des aceleración económica en marcha, las empresas más vulnerables pueden caer en suspensión de pagos, haciendo que las sanas también caigan. Un ejemplo de este tipo de redes de apoyo está en los acereros de Guangdong, las empresas químicas de Zhejiong, los mineros del carbón y las empresas de energía de Shanxi.

Ante la inminencia de una recesión global en 2020, es importante considerar que una crisis en los “shadowbanks” se puede extender a la economía real, y que algunos sectores afectados impactarían a otros “shadow banks”, pudiéndose de esta forma generar un amplio y generalizado desorden financiero en la segunda economía del mundo. Por lo anterior, urge que las autoridades de China metan en cintura a la banca que trabaja en las sombras.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.