¿Cómo combatir la desigualdad de género en las empresas?

Escrito por Gabriela Chávez @gchaviles

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo empresarial sólo dos de cada diez puestos de trabajo, a nivel directivo, son ocupados por mujeres.

Diariamente en el país una de cada tres mujeres sufre algún tipo de acoso laboral, según el INEGI; la diferencia salarial entre hombres y mujeres en México es de 34.2% menos para el género femenino, según datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. (CONAPRED).

Más que cifras, todos estos son ejemplos de desigualdad de género que hoy por hoy siguen sucediendo tanto en México como en el mundo. Sin embargo, a partir de movimientos en pro de la igualdad de género y la denuncia de conductas en menoscabo del género femenino, como la campaña  #Metoo, se ha comenzado a visibilizar el tema y a buscar más opciones para reducir el machismo en el ambiente empresarial.

Estos son algunos consejos para reducir, poco a poco, hasta eliminar, la desigualdad de género en las empresas:

Contrata por lo que es y no por cómo se ve

Uno de los primeros pasos para que una empresa avance en la reducción de la disparidad de género, es atendiendo al proceso de contratación de una manera distinta.

Shelley Correll, socióloga de la Universidad de Stanford, expuso en una reciente investigación que una de las oportunidades para reducir la desigualdad de género en las empresas, es contratar al personal sin estar basados en el género y fijarse en su lugar en los méritos obtenidos por el candidato, y así como sus conocimientos.

De acuerdo con Correll, en los últimos 30 años se ha evaluado al personal basado en características de género lo que ha ocasionado que distintos tipos de puesto favorezcan a un género sobre otro. Por ello, es que Correll recomienda no aplicar evaluaciones psicométricas sustentadas en características predeterminadas para mujeres y hombres, sino más bien recurrir  a formas innovadoras de evaluaciones, así como a procesos de reclutamiento.

Puestos sin género

Los roles de trabajo designados de acuerdo con el género también abren un espacio para la desigualdad de género laboral. Si una persona ocupa un puesto, debe ser de acuerdo con la afinidad que esta persona tenga para desempeñar las tareas de dicho trabajo y no debido al rol social, que generalmente, va de la mano con algunas tareas como, por ejemplo, atención a clientes, asistente o recepcionista.

Crea ejemplos a seguir

Si bien, la eliminación de la desigualdad de género en el mundo empresarial es un largo camino de acciones a todos los niveles, uno que se puede llevar a cabo ya avanzados algunos cambios es lograr que exista más equidad de género en posiciones de poder, siempre y cuando esto sea basado en sus capacidades, para después que esto permeé e ir bajando en la cadena administrativa de la misma forma.

Xochilt Balzola-Widmann, directora general de Facebook México, advirtió que el tener a más mujeres en puestos directivos, poco a poco ayuda a permear la idea de equidad de género hasta la base dela organización, se comienza a ver como algo constante y cotidiano.

Paga equitativa

Una de las acciones más palpables para detectar la desigualdad en una organización es la disparidad salarial dictada por el género del trabajador.

Se deben crear estándares y reglas dentro de la organización que premien los méritos y definan el tabulador salarial basados en capacidades y no como un aspecto ligado al género.

Compartir